Hace un tiempo nos ocupamos de un proyecto que intentaba comercializar combustibles livianos, nafta más específicamente, en barrios cerrados.

Titulamos ese informe “Cuando el marketing le gana a la seguridad”. Sinceramente, como es difícil alcanzar las noticias cunado los participantes no quieren, no sabemos cuál fue el destino de tamaño proyecto. Esperemos que haya privado la razón y el Estado haya impedido su ejecución.

Sin que tenga nada que ver con la seguridad, YPF pone en movimiento otro esquema comercializador nuevamente imaginado en mesas marketineras.

Se trata del proyecto de “preventa” de combustibles que, según algunos portales, se está poniendo en marcha en CABA esta semana.

Esperemos que le vaya bien a la petrolera con mayoría estatal que, evidentemente, es caldo de cultivo para este tipo de experimentos.

Promete un ahorro inmediato del 15% al comprador en el valor del combustible.

Se supone que será un gran negocio para YPF bajar un 15% el valor de los combustibles a entregar, presuntamente a precio constante, dentro del próximo año. ¿Será?

Veremos cómo logran vencer la desconfianza del consumidor nacional.

Una cosa es tener un 5% de descuento inmediato porque poseemos una tarjeta de un diario y otra, bastante distinta, depositar entre 1.000 y 50.000 pesos para tener el combustible en el futuro.

Quizás nos equivoquemos, pero no parece el momento ni la metodología adecuados.