Se aprobó la semana que pasó un nuevo organigrama de la Secretaría de Energía, ahora dependiente del Ministerio de Economía, en el que, como novedad, aparece la Subsecretaría de Coordinación Institucional que, en principio, podría erigirse como centralizando la casi totalidad de las decisiones de esa administración.

Subsisten las ya clásicas Subsecretarías de Hidrocarburos, de Energía Eléctrica y de Planeamiento Energético.

Habrá que seguir con detenimiento quién se hará cargo de esta nueva Subsecretaría, por que puede convertirse rápidamente (dependiendo de la personalidad) en el principal “influencer” de la gestión energética.

Como resumen sus tareas abarcan incumbencias de participación, articulación, asistencia, intervención, acción y/o coordinación en las siguientes cuestiones:

Control de gestión.

Logística, legales y administración.

Comisión Nacional de Energía Atómica.

Relaciones locales e internacionales.

Participación en empresas del sector.

Prensa y medios.

Convenios.

Coordinación de Planes, Programas y Proyectos.

Relaciones Binacionales e Internacionales.